Los Líderes llevan ritmo en la sangre

Los Líderes llevan ritmo en la sangre

194
SHARE

Los Líderes llevan ritmo en la sangre por SUSANA VERAS

Cristian Guira Y Tormenta

Pese a ser unos “muchachones”, de manera individual los hermanos Andrés “La Tormenta” y Cristian “La Guira” llevan más de 30 años vinculados a la música típica, ritmo que llevan en su sangre y es su gran pasión.

Maestros del género tan valiosos como Ciano Arias, Francisco Ulloa, Lupe Valerio, Fabio Henríquez, José El Calvo, Fefita La Grande, Pedro Jáquez, Diógenes Jiménez y fundamentalmente Bartolo Alvarado “El Ciego de Nagua”, fueron mentores y maestros de ambos artistas, influyendo notablemente en lo que hoy son como músicos.

No obstante estar vinculados a grandes figuras, los chicos, ambos nacidos en Bonao y criados en el popular sector de la ciudad capital Los Alcarrizos, coinciden en precisar y valorar el trabajo y dedicación de su padre el acordeonista Alejandro Benítez Núñez, quien fue el primero en dedicarle tiempo para la música al enseñarles, aun siendo muy niños, a tocar los instrumentos que hoy le identifican.

Conocidos como Los Líderes por su trabajo estelar junto a un excelente grupo de artistas en la agrupación Banda Real, la magia de los hermanos Andrés y Cristian se refleja en el escenario “haciendo lo que les gusta hacer”.

Andrés comenzó a toca r tambora a los siete años con su padre y los ocho ya estaba “picoteando” y ganando dinero con un instrumento, que para muchos es imprescindible y complementario en el merengue “ripiao”. “A veces tenemos situaciones propias de hermanos, pero nunca pasan a mayores, Cristian es buen artista y nos queremos mucho y cada quien hace su trabajo” dijo Andrés a quien se le reconoce su aporte por incorporar al merengue típico los timbales, la chocolatera, los platillos y el redoblante.

“La Tormenta” admira a sus colegas tamboreros Rodolfo de la Rosa “Boca Chula, Antonio Diploma y El Viejo Puro, quienes a su juicio son de los mejores del género. La historia de Cristian La Guira es muy similar, aprendió con su padre y a los ocho ya ganaba dinero. En el 1991 inició con El Ciego de Nagua, luego La India Canela, José El Calvo y en New York junto a Querube Ortiz, creando “Los Descontantinopolarizadores” un grupo que en su tiempo llamó mucho la atención.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY